Un truco infalible para ser constante.

T2 Episodio 1

¡Hoy es un día de celebración!

Porque este es el episodio 53 de Sabiduría Universal.

.

¿Y qué tiene eso de especial?

.

Bueno.

Tiene que ver con mi truco infalible para escribir una newsletter semanal.

Sin pereza. Sin fallar nunca. Sin excusas…


UN ERROR QUE CASI SEGURO COMETES

.

Verás.

Siempre he tenido cierta necesidad de escribir.

¿De dónde viene? Ni idea.

.

A veces pienso que es una especie de terapia para gente introvertida. Vacías la mente y te quedas como nuevo.

.

Así que, hace un montón de años, empecé a escribir por necesidad.

A veces me apetecía, sin más. Me tomaba un tazón gigante de café y llenaba folios con palabras, hasta las tantas de la madrugada —para nada lo recomiendo, ya no hago ese tipo de cosas—.

.

Y, de vez en cuando, salían historias chulas, o alguna reflexión interesante. Aunque la mayoría no salía nada…

Pero a mí me daba igual. Porque sentía placer al ver los textos terminados.

.

Igual que un niño con su horrible plato de barro. Cuando se lo regala a su madre, a ella encanta. Pero porque lo ha hecho su hijo, no porque esté bien.

Yo escribía horribles platos de barro. Y me encantaban.

.

Así que tuve la feliz idea de crear un blog.

.

Cada vez que tenía una buena idea, hacía un texto. Cada vez que sentía esa necesidad, lo plasmaba en esa web.

Escribía siempre que me apetecía. Siempre que me visitaban las musas. Cuando venía la inspiración, se convertía en una historia.

.


.

El año pasado, por estas fechas, decidí empezar una newsletter.

.

.

¿Lo primero que hice?

.

Ir a mi blog de toda la vida.

Habían pasado más de 10 años —ver este número me hace sentir viejo—. Y pensé:

.

—Vale, para la newsletter necesito hacer un texto a la semana.

¿Cuántos estaba haciendo al año hasta ahora?

.

Y tengo que decir que lo que vi me sorprendió.

.

.

El primer año había mantenido una buena racha.

Estaba empezando, y estaba motivado.

.

Durante 6 meses conseguí hacer un texto a la semana. No está mal.

.

En los siguientes 3 años, había escrito unos 4 textos por curso. Es decir, 1 texto cada 3 meses.

No sé. Estaría ocupado o algo. Tampoco era un escritor profesional, supongo.

.

En los 6 años restantes… ninguno.

Ningún texto.

.

6 años enteros sin escribir.

.

.

¿Qué excusa puedes poner ante eso?

.

Me sentí doblemente tonto.

.

Yo pensaba que, más o menos, estaba escribiendo con regularidad. Tengo un blog, y cuando me apetece, escribo. Eso es lo que estaba en mi mente. Pero, claro, sin llevar la cuenta.

.

Y darme cuenta fue una doble bofetada en la cara.

.

La primera, simplemente ver los datos. Lo que yo tenía en la cabeza no era cierto. No estaba escribiendo una mierda.

La segunda, quizá más dura.

Había tardado 10 años en darme cuenta. Una década tirada…

.

.

.


LA SOLUCIÓN

Esto nos pasa a todos.

A veces no prestamos atención a las cosas. Funcionamos por inercia. Suponemos que algo está funcionando, porque estaba funcionando la última vez que le echamos un ojo.

Y nos confiamos

.

Pero claro, un día te das cuenta, y no sabes cómo solucionarlo.

Así estaba yo.

.

.

¿Qué puedo hacer para ser constante por primera vez en mi vida?

¿Cómo puedo escribir todos los días —también los que no me apetece—?

.

Al ver esas 2 preguntas escritas, en un folio, tuve una idea.

.

El folio.

.

La solución está en el folio.

.

.

Como todas las buenas ideas, esta era muy sencilla.

Mi objetivo no sería escribir semana a semana. Sería escribir 52 mails. Uno por cada semana del año. Nada más. Nada menos.

Algo difícil. Pero, al mismo tiempo, algo posible. Algo de lo que me veía capaz.

.

Dibujaría 52 círculos en un folio.

E iría tachando, cada vez que acabara un texto. Hasta completarlos todos.

.


Y eso hice.

Este es el folio.

Me ha llevado casi 1 año completarlo.

Y esto que acabas de leer ha sido la newsletter número 53.

No ha sido fácil. Pero así son las cosas que valen la pena. Difíciles.

Pero no olvides que valen la pena.

.

Bienvenido/a a la segunda temporada de Sabiduría Universal. Nos vemos el domingo que viene 😉

.

.

indiPe

.


PD:

En otra newsletter expliqué el método del folio y cómo tachar puede ayudarte a cumplir todos tus objetivos.

Si te interesa, te lo dejo por aquí:

EL MÉTODO DE TACHAR

PD2:

Todos aquellos textos preciosos como platos de barro, están recopilados en mi web. En la pestaña BLOG.

Te voy a compartir uno que es especialmente malo. Pero que, por algún motivo, le tengo bastante cariño. Espero que te guste como a una madre compasiva:

TEXTO ANTIGUO NO MUY BUENO

Deja una respuesta