Celebra el paso del tren, como si no hubiera mañana

T1 Episodio 35

La sala estaba llena de CEOs, altos ejecutivos de empresas punteras, cirujanos de primer nivel, abogados de las mejores firmas…

Gente de alto nivel.

.

Acababa de pasar el tren, y lo estaban celebrando por todo lo alto. Como si fueran maníacos, como si no hubiera mañana.

.

Saltaban encima de las mesas. Se abrazaban. Era como si se hubiera acabado el mundo y fueran los únicos supervivientes. Como si nunca hubieran visto nada más divertido.

.

Caras desencajadas de alegría.

Estaban en éxtasis.

Eufóricos.


.

Ocho horas antes, la situación era muy diferente.

.

No había ni una leve sonrisa.

Caras serias. Tensión. Algunos movían la pierna con nerviosismo. Otros jugaban con el boli.

.

El ambiente era incómodo. Muchos gestos de frustración.

Se les había acabado la paciencia.

.

.

Se suponía que ese seminario era para élites. Se suponía que les iban a cambiar la vida. Que aquello era un curso top.

Pero ni siquiera habían sido capaces de elegir un lugar adecuado, un sitio tranquilo.

.

Aquel hotel de mala muerte estaba junto a las vías del tren. Y este pasaba cada dos horas. Llevaban dos días así y ya no podían más.

.

.

Cada vez que escuchaban la locomotora, tenían ganas de matar a alguien. El estruendo era ensordecedor. Todo temblaba.

Imposible concentrarse así.

.

Esta gente no estaba acostumbrada a este tipo de incomodidades. Ni a la frustración de no poder cambiar la situación, y que no dependiera de ellos si pasaba el tren o no.

.

.

Qué falta de gusto y atención a los detalles. De cuidado y de calidad. Qué falta de respeto. Así no se trata a la élite.

.

Con el dinero que se habían gastado, ¿de verdad no podían haber elegido otro puñetero sitio?

.

.


.

El seminario iba sobre cómo controlar las emociones.

Todos estaban en el top mundial en sus campos. Si además aprendían eso, serían imparables.

.

Pero no encontraban la respuesta que buscaban. Y querer algo que no depende de ti hace que te frustres. Todas y cada una de las veces. Eso es así.

.

.

Entonces, llegó la explicación. Una explicación… rara…

.

¿Son ustedes capaces de pensar en algo triste?

.

.

.

¿Qué?

Sorpresa en la sala.

Se miran los unos a los otros. Caras de duda.

.

Piensen en la cosa más triste que les haya pasado. Piensen en la muerte de sus seres más queridos. En los sueños que nunca van a cumplir. En el rechazo. En la soledad.

La sorpresa dio paso a la tristeza. Alguno empezó a llorar. La clase se convirtió en un velatorio.

.

El maestro dejó que se sumieran en un pozo mental durante unos minutos.

Después, los sacó de su trance.

.

.

.

¿Lo han visto?

.

Ustedes tienen el poder de cambiar sus emociones. Acaban de hacerlo.

La tristeza se consigue con cierta facilidad. Para sentir júbilo y euforia, necesitarán esforzarse un poquito más.

Pero tienen ese poder. Está dentro de todos nosotros. Acaban de demostrarlo.

.

.

Que estemos aquí no es casualidad.

La próxima vez que pase el tren, quiero que lo celebren. Que se alegren. Que entren en éxtasis.

Quiero que sea la mejor cosa que les ha pasado nunca. Utilicen el poder que tienen dentro. El poder que siempre han tenido.

.

.


Las cosas externas nos afectan a todos. Eso ya lo sabemos.

Pero no nos controlan.

Igual que puedes sentir tristeza a propósito, también puedes crear entusiasmo y optimismo. Es una habilidad. La cuestión es entrenarla.

.

No sé qué trenes hay en tu vida. Pero no olvides celebrar su paso, como si no hubiera mañana.

.

indiPe

.

Si todavía no estás suscrito, aquí es:

Si te ha gustado este episodio, compártelo con todos tus amigos.

Les ayudarás a mejorar sus vidas.

¡Gratis!


Deja una respuesta