Sólo tienes una forma de ser feliz

T1 Episodio 38


El sábado pasado, madrugué un poco más de lo normal.

¿Y sabes qué me encontré?

.

.

Nada.

Cuando te levantas antes que los demás, todo está tranquilo. Nadie te molesta. Es una cosa maravillosa.

.

Hice un café y me puse a leer.

Un libro cualquiera sobre la vida. No era especialmente divertido.

.

Pero entonces encontré una historia que hizo que me levantara de golpe. Que corriera, casi tropezándome, a por boli y papel.

Necesitaba apuntarla para contártela, porque…

.

explica por qué no eres feliz.


Los niños son muy curiosos, lo preguntan todo.

Sus razonamientos son puros. No están condicionados por un aprendizaje. Más que nada, porque todavía no tienen uno.

.

Les faltan referencias. Y es muy divertido ver cómo enlazan pensamientos. Muchas veces tienen más sentido del que parece. 

Si tenemos los ojos bien abiertos, podemos aprender mucho de ellos.

.

.

Un día, estaba el bueno de Gregory Bateson deambulando por su casa. Se sorprende, viendo a su hija acercarse enfurruñada. Con una expresión entre enfadada y triste.

Estaba a punto de llorar, y al verlo, corre a sus brazos.

.

Entre lágrimas le dice:

—Papá, ¿por qué las cosas se desordenan tan fácilmente?

.

El bueno de Gregory, esta no la vio venir… Estaba perplejo.

— ¿A qué te refieres, hija?

.

—Ya sabes, papá. Cuando las cosas no están perfectas. Mira mi escritorio ahora mismo. Las cosas están por todas partes.

Está mal.

Justo ayer a la noche lo ordené todo. Me dio muchísimo trabajo, y míralo ahora. Está todo mal. Ayer estaba todo perfecto y ahora está mal.

Es muy injusto.

¿Por qué acaba todo mal tan fácilmente?

.

.

¿Qué responderías a eso?

.

El bueno de Gregory, desconcertado, le pide que la acompañe a su habitación.

— Cariño, enséñame cómo está tu escritorio cuando está “perfecto”.

.

.

La niña se pone a ordenar todo.

Cada cuaderno a su estante. Cada cosa en el sitio que tiene asignado, hasta que no queda encima de la mesa.

Los libros alineados, el lapicero en la esquina, bien equidistante de los bordes. Todo en el lugar que le corresponde… a ojos de la niña.

La cara de la pequeña se iluminó.

.

—Ahora, papá. Ahora está todo perfecto.

.

Al señor Bateson empezó a hacerle gracia aquel razonamiento.

No porque estuviera mal, sino porque nunca lo había pensado de esa manera. Nunca había visto el “orden” desde la reflexión pura de un niño.

Nunca lo había visto en términos de bien o mal.

.

—Entonces, cariño, ¿qué pasa si cojo este libro del estante y lo dejo encima de la mesa?

.

—¡No, papá! Eso no puede ser. Ahora está todo estropeado.

Y colocó el libro de vuelta.

.

—¿Y si muevo el lapicero 20 cm hacia la izquierda?

—¡Para! ¡Lo estás fastidiando todo!

.

Veía que la niña se tomaba todo aquello muy en serio.

Demasiado en serio.

.

Empezó a imaginarse escenarios en los que esa rigidez podría traerle problemas. A anticipar todo el sufrimiento que iba a sentir a lo largo de su vida.

Qué iba a ser de ella si su bienestar dependía de que las cosas fueran siempre como ella quería.

.

Entonces, le dijo:

—Cariño, no es que las cosas se desordenen tan fácilmente.

Lo que pasa es que tienes muchísimas formas en las que están mal, y sólo tienes una en la que están perfectas.

.

.


¿No te parece que todos somos como la niña?

.

Tenemos esa forma de ponernos normas. Si esto está aquí y lo otro allá, estará perfecto.

.

Solo que nosotros lo hacemos con nuestra felicidad.

Cuando consiga este trabajo, seré feliz. Cuando haga este viaje, cuando sea capaz de ahorrar esta cantidad de dinero. Cuando me compre el nuevo iPhone… 

Ahí sí, mi vida estará bien.

.

Nos pasamos el día poniéndonos normas para ser felices. 

Pero no nos damos cuenta de que también son condiciones para no ser felicesmientras tanto.

.

Y lo peor de todo es que, al igual que la niña, tenemos un montón de condiciones para no ser felices, y sólo una para serlo.

.

¡Hasta la semana que viene!

.

indiPe

.

Si todavía no estás suscrito, aquí es:

Si te ha gustado este episodio, compártelo con todos tus amigos.

Les ayudarás a mejorar sus vidas.

¡Gratis!

Deja una respuesta