Cómo la idiotez puede cambiarte la vida

T1 Episodio 30

Cuanto más tiempo tiene una historia, más valiosa es la información que contiene. Esto casi siempre es así.

No porque sea vieja. Las historias no mejoran con el tiempo. Sino porque sólo se conservan las mejores.

El tiempo es el mejor filtro, y sólo pasan las más valiosas a la posteridad.

.

La que vas a escuchar ahora es una de las más importantes de la cultura sufí.

Y tiene una moraleja que puedes aplicar a tu vida ahora mismo. Mejorará tus relaciones personales. Optimizará tus resultados a largo plazo.

.

Pero es que, además, la moraleja es muy graciosa. Sospecho que te hará reír.

Pero eso será al final.

.

Primero, la historia.


LA HISTORIA

.

Como cualquier otra mañana, un cazador va caminando por el bosque.

Es una mañana agradable. Corre una brisa fresca. Conoce bien ese olor y conoce bien esas tierras.

.

Todas las mañanas da ese paseo. Respirando a pleno pulmón. Nada como un poco de tranquilidad para empezar el día con paz.

.

.

Pero ese día escucha un grito.

Un ruido extraño. Grave y profundo. Corre en su dirección.

.

Junto al río, ve a un enorme cocodrilo. Tiene atrapado a un oso. Le está mordiendo con fuerza una pata.

Sin pensárselo, saca su escopeta en un acto reflejo y mata al cocodrilo de un tiro.

.

.

Salvado por los pelos.

Se acerca a socorrer al oso. Por suerte, está ileso.

Se fija en que lleva un collar del circo. Un circo acampado a unos cientos de metros.

Decide llevarlo de vuelta a casa.

.

.

.


.

Emprenden el camino, y el oso no puede estar más agradecido.

Increíblemente agradecido. Nunca había visto a nadie tan contento y feliz. Su afecto era desbordante.

.

Mucho cariño. Muchísimo.

Y este cazador solitario llevaba una eternidad sin sentir cariño. Casi lo había olvidado.

Así que era esta la sensación…

Así era importarle a alguien. Sentirse arropado y protegido.

.

.

Cuanto más se acercan al campamento, más fuerte se va haciendo este sentimiento. ¿Y si consiguiera liberar al oso? ¿Y si el oso se hiciera su amigo? Un amigo de verdad.

Decide ofrecer un rescate al dueño.

.

Y así lo hizo.

Lo liberó del circo y se convirtió en su nuevo compañero de bosque.

.

.

.

.


.

Vivían felices los dos amigos.

Se hacían buena compañía. Se entretenían juntos y se entendían bien. Como dos buenos compañeros de piso.

.

Qué magnífica convivencia.

No sé si has vivido alguna vez con un oso, pero en el bosque son los reyes.

Saben cómo manejarse. Nadie les mira mal. Nadie se mete con ellos. Nadie se mete con sus amigos.

Y así fue pasando el tiempo…

.

.

.

Un día, el cazador decide echar una cabezadita. Le pide a su amigo que espante las moscas, que no paran de zumbarle encima de la cabeza.

.

Por supuesto, el oso se encarga sin problema.

Con mucho esmero, se mantiene alerta espantando a todas las moscas. Con la agilidad de un puma. Con movimientos de ninja, de un lado para otro.

Da gusto verlo en acción.

Pero una mosca consigue burlar su vigilancia y se posa en la frente del hombre.

.

.

¡Oh dios!

¿Y ahora qué?

.

El oso empieza a agobiarse. No le gusta que molesten a la persona que le ha salvado la vida. Entra en pánico.

Empieza a agitar sus brazos. En todas las direcciones

Pero nada.

La mosca no se espanta.

.

.

¿Qué más puede hacer?

.

Desesperado, se le ocurre una idea que podría funcionar. Sale corriendo de la cabaña y vuelve con una roca.

Una roca gigante, pesadísima y muy sólida. Una piedra que ningún humano sería capaz de levantar. Que requiere una fuerza de oso.

.

La agarra bien y la estampa contra la mosca.

.

.

Efectivamente.

Contra la mosca posada en la frente de su amo.

.

.

Los mata a los dos.

.

.

.


LA MORALEJA

.

¿Cuál es la moraleja de esta historia?

Como te decía antes, cuando la leí, no pude contener la risa:

.

Es siempre preferible tener un enemigo que un amigo idiota.

.

De primeras, puede parecer una tontería.

Pero, ¿cuántas veces te ha hecho daño alguien sin querer?

.

Está bien fijarse en las intenciones de los demás. Pero, a veces, la gente puede querer hacer el bien, y acabar haciendo el mal igualmente.

Haciéndole daño a todos los que le rodean. Haciéndote daño a ti.

.

El infierno está lleno de gente con buenas intenciones.

Aléjate de los idiotas y aléjate de las personas tóxicas. Por muy buenas que sean sus intenciones. Por lo menos, ese es el consejo de los sufís.

.

¡Nos vemos la semana que viene!

.

indiPe

.

Si todavía no estás suscrito, o si te han enviado esto y no sabes cómo hacerlo, este es el lugar y el momento:

Si te ha gustado este episodio, compártelo con algún amigo.

Le ayudarás a mejorar su vida, y es posible que lo agradezca eternamente.

También es posible que no. Pero qué más da.

Es gratis 😉

Deja una respuesta