No cometas el error de medir mal tu conocimiento

T1 Episodio 51

Hoy vengo a decirte algo que quizá te choca de primeras.

Sobre todo, viniendo de mí.

.

Leer no sirve de nada.


LA EXPLICACIÓN

.

Verás.

Hubo una época en la que dejé de hacer deporte. Algo extraño en mí, la verdad.

Nunca paro, porque tengo miedo de que me afecte a la cabeza.

El deporte es mi antidepresivo favorito.

.

Pero ya sabes cómo es la vida. Hay veces que no te da para más. Y en esta ocasión, más que a la cabeza me afectó a la barriga. Me puse como un barrilete. Era más fácil saltarme que rodearme.

.

No me pasó en un día, claro.

Pero sí que me llevó un día darme cuenta. Momento de retomarlo.

.

.

.

Volví a a apuntarme al gimnasio. Un par de días pesas, y otros dos a correr. Lo que había hecho siempre.

Y pasadas unas semanas, cada vez me sentía mejor. Me miraba en el espejo y me gustaba lo que veía. Me daba la impresión de que, poco a poco, volvía a ser yo.

.

Pero me pesaba y… nada.

Todo seguía igual.

.

¿Será mi dieta? —pensé—.

.

Estaba cenando ensaladas de espinacas crudas con atún. El resto de comidas iban en esa línea.

No podía ser eso…

.


.

Otro día, estaba perdiendo el tiempo en Twitter (cuando pasó esto, todavía se llamaba así). Y vi uno de esos absurdos acertijos que se usan para captar visualizaciones:

.

¿QUÉ PESA MÁS, UN KILO DE PAJA O UN KILO DE ACERO?

.

Casi se me cae el móvil al suelo.

En el momento, no me hizo puñetera gracia. Después, empecé a partirme de la risa.

.

¿Por qué?

Porque no pude evitar pensar:

.

¿Qué pesa más, un kilo de músculo o un kilo de grasa?

.

Efectivamente, pesan lo mismo.

Por eso yo seguía pesando lo mismo. Porque estaba cambiando grasa por músculo. Cambiando exactamente la misma cantidad de grasa por el mismo peso de músculo. Un error de muy novato.

.


¿Y QUÉ TIENE QUE VER TODO ESTO CON LEER?

.

Que el otro día me acordé de esta historia. Y me di cuenta de que llevo años cometiendo el mismo error con la lectura:

Elegir mal la forma de medir.

.

Siempre pienso que “este año voy a leer X libros”.

.

Y eso, realmente, es una estupidez. Porque la sabiduría no se mide en páginas. No consiste en las cosas que aprendes.

Eso sería lo mismo que medir tu estado físico en peso.

.

La sabiduría se mide en conocimientos llevados a la práctica.

Y la segunda parte es la más importante. Tanto que lo voy a repetir. Conocimientos llevados a la práctica.

.

.

Esa es la verdadera métrica.

Lo que llevas a la acción es lo que cuenta. Lo que mejora tu vida. Y lo que no, no es más que procrastinación.

.

Leer está muy bien, siempre y cuando no lo uses para posponer tu verdadero trabajo. Así que ponte manos a la obra, nos vemos la semana que viene 😉

.

.

indiPe

.


PD:

Hubo un momento de mi vida en el que me obsesioné con leer. Me puse el reto de leer un libro a la semana. Es decir, 52 libros en un año.

.

Como decía antes, un reto estúpido. Me centré en una métrica absurda.

.

Pero, ¿sabes qué?

Fue la mejor cosa que pude hacer en mi vida. Porque, sin querer, aprendí un montón de cosas que necesitaba realmente.

Un montón de cosas que, sin darme cuenta, acabé llevando a la práctica. Aprendiéndolas realmente.

Fui capaz de salir de un pozo en el que yo mismo me había metido.

.

Y he recopilado toda esa información en un pequeño ebook.

En principio, era para ayudar a cualquier amigo que lo necesitara en algún momento de su vida. Pero, ¿por qué limitarme a ayudar a amigos offline?

Si te interesa, puedes echarle un ojo aquí:

¡DAME MI CURSO!

Es una guía completa para planificar tu futuro y encontrar tu propósito en el proceso.

Es lo mejor que he escrito nunca. Y si tu tb te encuentras en un pozo, te ayudará un montón. Eso seguro.

Si te ha gustado este episodio, compártelo con algún amigo.

No te cuesta nada, y te deberá una.

Compartir

(A él tampoco le costará nada, es gratis)

Si todavía no estás suscrito, es aquí:

Suscríbete ahora

Deja una respuesta