NI COMPROMETIDOS NI COMPROMETEDORES

No quiero que me sigan. No quiero ir ciego por la calle. Ni chocar con las farolas, ni ser tu lazarillo. Ni ver a perros paseando a sus dueños. Ni acompañantes en compañía de otro. De alguien que no está presente. Ambos ausentes. Ambos cerca y separados por un abismo.

No quiero necesitar tu aprobación. Ni seguir esperando a que alguien se lleve mi inseguridad. A que me dé permiso. No quiero ganar un concurso de popularidad al que no me he apuntado. No quiero que te guste si no te gusta. Ni regalar mi bienestar a la primera visita.

Quiero ser yo el que vibre al verte, no mi bolsillo. Y quiero saber si soy correspondido. No quiero palabras interpretables. Engañosas. No quiero ver lo que quiero ver. No, si no lo hay. Quiero interpretar tus palabras según tus gestos, no según tus emojis.

No quiero ser un número. Ni tratarte como a uno. No quiero que me des la razón si no la tengo. Ni dártela sin pensar. No quiero más me gusta por compromiso, ni comprometidos, ni comprometedores.

Deja una respuesta