Los problemas propios

T1 Episodio 40

Te agobia tu agobio.

Porque tus problemas no tienen solución.

.

O, por lo menos, tú no la ves. Está fuera de tu alcance. Fuera de tu entendimiento.


.

Pero qué fácil sería si alguien llegara a ti con los mismos problemas.

Un par de sueños pospuestos durante años. Pereza. Poco esfuerzo. Una dedicación nula.

.

Qué fácil sería decirle a esa persona que sus problemas son inventados. Que no existen fuera de su cabeza.

Decirle que sólo necesita aclararse un poco. Que una vez lo haga, lo único difícil es empezar. 

Pero a poco que avance, todo irá rodado.

.

Qué sencillo, explicarle que la motivación viene de la acción.

Que viene del avance, y no al revés. Casi todo el mundo lo entiende mal. Pero si esa persona pudiera ser uno de los pocos que lo viera… si consiguiera ser de los pocos que lo entienden…

El mundo estaría a sus pies.

.

.

También podrías comentarle que pierde mucho tiempo preocupándose por sus preocupaciones.

Es mejor que investigue, igual que hacen los niños. Que se lea todos los libros que pueda encontrar sobre sus sueños. Que se vea todos los vídeos, todos los podcasts, y reúna toda la información.

.

Que corra y no pare de correr.

Que vaya detrás de ellos y no se detenga hasta que sea capaz de tocarlos. Que los persiga con todas sus fuerzas.

.

.

.


.

Y es que, ¿qué otra podrías aconsejarle? ¿Qué otra cosa puede hacer?

.

Me gusta pensar que cuando le dedicas suficiente tiempo a un problema, acaba solucionándose solo. Es algo irónico. Es mágico.

.

Podemos quejarnos de nuestra mala suerte. Distraernos, entretenernos con otras cosas. ¿Pero qué quedará después? ¿Qué es lo que veremos cuando miremos hacia atrás?

.

¿Qué responderemos cuando alguien nos pregunte si ha merecido la pena?

¿Qué nos responderemos a nosotros mismos al final del camino?

.

.

La clave está en vencer la ansiedad. En superar el miedo inicial. 

El miedo que tenemos todos. Con el que nacemos, vivimos y morimos. El miedo a lo desconocido.

.

.

.


Seguramente, con todos estos consejos, la persona estaría un poco superada.

Demasiada información.

.

Pero tampoco pasaría nada. Porque tú sí que tienes los conceptos claros. Sí que sabes lo que realmente hay que hacer.

Y estarías siempre ahí. Ayudando en los momentos de flaqueza. Con todas las respuestas a tu alcance. Ayudando a hacer mejores preguntas.

.

.

Qué fácil sería todo.

Qué fácil es lo de los demás. Y qué tortura la de sufrir en bucle y hasta el infinito unos problemas propios que no tienen solución.

.

.

.

indiPe

.


PD:

Podría ser fácil. Pero, en realidad, todos sabemos que no lo es. 

Necesitamos un pequeño empujón externo. Que alguien nos aconseje desde la visión global de un observador. 

.

Por eso hemos creado un curso de planificación

Para ayudarte a marcar tus objetivos, tus aspiraciones, tus sueños. Para dejar de ir sin rumbo por la vida, y darle un significado pleno. 

Para ayudarte a encontrar ese propósito que te dé fuerza y energía cuando te levantes por las mañanas, y paz cuando te acuestes por las noches.

.

Una fuente inagotable de motivación:

.

Si todavía no estás suscrito, es aquí:

Si te ha gustado este episodio, compártelo con algún amigo.

Les ayudarás a mejorar sus vidas.

¡Es gratis! Y te deberá una.

Deja una respuesta