Lo mejor que puedes hacer en esta vida es polarizar.

T2 Episodio 7

Esto que vas a leer seguramente cambie la forma en que ves las relaciones humanas.

.

Porque probablemente centras tu energía en cosas que no valen la pena.

Mientras otras más importantes, pasan inadvertidas ante tus ojos.

.

Te lo muestro con una historia.


UN MOMENTO

.

A Juan le llamaban Don Juan.

.

Poco original, lo sé.

Pero ya conoces a la gente. Si uno se llama Juan y liga mucho… ya sabes.

.

El caso es que Juan era el típico ligón, y haría lo que fuera por echar un polvo.

Así que se creó un personaje. Por las noches, su verdadera personalidad desaparecía y su alter ego salía de fiesta.

Lo peor es que funcionaba. Funcionaba terriblemente bien.

.

.

Durante el día era un chico introvertido.

Le gustaba estar solo, los videojuegos y hacer cosas con su familia.

.

Pero por la noche, fingía ser otra cosa.

Se presentaba como alguien extrovertido, buscaba ser el centro de atención y derrochaba seguridad… Sonreía con serenidad, la espalda erguida y el pecho hinchado.

.

Daba gusto verlo, la verdad.

Y eso mismo debió pensar María, la mujer de sus sueños, cuando cayó en el hechizo.

.

Empezaron a salir.

Empezaron los 6 meses más felices de su vida.

.

.


PAZ

.

Cuando encuentras a la persona adecuada, todo funciona. Todo está en su lugar. Todo está bien.

María era la persona adecuada y Juan no podía estar más feliz.

.

Pero.

Siempre tiene que haber un pero.

.

Juan se había perdido en su propia farsa, creando una versión de sí mismo que no existía.

Y María, en realidad amaba al hombre que Juan pretendía ser.

Cuando las mentiras se hicieron insostenibles, no le quedó más remedio que enfrentarse a la realidad.

.

Juan, no puedo más con esto —dijo María con lágrimas en los ojos—. No sé quién eres realmente y me duele que hayas sentido la necesidad de esconderte detrás de una máscara.

.

Juan intentó explicarse. ¿Pero cómo explicas eso?

La confianza se había roto. Y con ella, la relación.

.

Ni Juan ni su alter ego volvieron a verla.

.

La moraleja es clara:

Lo mejor que puedes hacer en esta vida es polarizar.

.

.


¿CÓMO?

.

Polarizar significa filtrar.

Y filtrar, te permite ser tú mismo.

.

Es la única forma de atraer a gente compatible contigo.

Quizá se acerquen menos. Pero toda la que venga será para algo positivo. Será con sentido, y reducirás las probabilidades de que te hagan perder el tiempo.

No harás perder el tiempo a nadie.

.

Además, conseguirás que la gente incompatible se mantenga lejos.

Igual alguno se mete contigo al ver cómo eres en realidad. Pero, ¿qué más da? No volverás a verlo.

.

¿Atraerías más fingiendo? Seguramente.

Pero, ¿a dónde te llevaría eso? A un lugar a donde no quieres ir.

.

Lo peor que puedes hacer en esta vida es ser Juan.

Lo cual no quiere decir que no puedas ser un Don Juan… 😜

.

¡Hasta la semana que viene!

.

.

indiPe

.


PD:

Últimamente, me he dado cuenta de que la newsletter (esto que acabas de leer) está enormemente polarizada.

Por eso se me ocurrió el capítulo de hoy.

.

Hay gente a la que le encanta. Cada semana, a la misma hora, tienen su ritual, y no se pierden ningún episodio.

Yo encantado, claro.

.

Otros muchos se suscriben y, de repente, leen algo que les ofende mucho y se van enfurecidos.

Bueno, en realidad no sé si se ofenden, igual no. Ni si se van enfurecidos, pero así me los imagino yo. Me parece más divertido.

.

El caso es que estos episodios los escribo en un par de días.

Si te gusta algo a lo que le dedico tan poco tiempo, imagínate lo que te gustaría algo que me ha llevado meses. Y con muchos más aprendizajes, claro.

Me refiero, por supuesto, al curso de la manzana:

.

Encuentra tu manzana.

.

Escrito con todo el cariño del mundo.

.

PD2:

Esta es otra de las ventajas de polarizar. Que cuando la gente sabe que le gusta lo que haces, se da cuenta de que seguramente le guste todo lo que haces.

De verdad recomiendo el curso de la manzana.

Si hubiera existido cuando lo necesitaba, me habría ahorrado muchas horas de lectura, y muchos disgustos…

¡Un abrazo!

Deja una respuesta