El taxi de Einstein

T1 Episodio 46

Hay muchas historias curiosas y sorprendentes que nos pueden enseñar algo sobre el conocimiento y la vida.

Hoy te voy a contar una de ellas, que tiene como protagonista a uno de los físicos más geniales de la historia: Albert Einstein.

HISTORIA

Einstein era un hombre muy famoso, y recibía muchas invitaciones para dar conferencias en todo el mundo.

.

Pero también era un hombre muy… raro.

Tenía una forma diferente de ver la vida, el mundo y las charlas. Se aburría profundamente, y estaba harto de tener que repetir siempre lo mismo. 

Qué coñazo.

.

.

Un día, iba en taxi de camino a una universidad. 

El mismo taxi de siempre, con el mismo conductor. Se conocían hacía tiempo y tenían bastante confianza. 

El chófer llevaba años escuchando las mismas charlas en bucle, ya que Einstein las repetía en alto, para practicar.

.

Pero este día, al físico se le ocurrió una idea muy loca. Loca y divertida.

.

Le propuso a su taxista:

—¿Sabes qué? Estoy cansado de dar esta charla una y otra vez. ¿Por qué no la das tú en mi lugar? Total, nadie me conoce aquí, y tú te la sabes de memoria.

.

Este empezó a partirse de la risa. Y ya sabes cómo funcionan estas cosas… sujétame el cubata.

Aceptó el reto.

.

.


Se puso unas gafas y bigote postizo, y entró en el auditorio.

Nadie sospechó nada.

.

El chófer empezó a hablar con soltura, y repitió todo lo que había oído a Einstein sobre la relatividad, la gravedad y los campos magnéticos…

.

El público estaba fascinado.

Todo fue rodado. Las caras reflejaban una mezcla entre asombro y curiosidad. Todos estaban metidos en la historia. Todos querían saber más.

.

Pero al terminar la charla, ocurrió algo inesperado.

Un profesor se levantó y le hizo una pregunta muy difícil. Algo sobre… física… partículas… no sé. Algo complicado.

Como te imaginarás, el chófer no tenía ni idea de cómo responder. 

Estaba en un aprieto.

.

.

Se puso nervioso. No tenía respuesta. 

Pero necesitaba salir del paso. Así que respondió lo primero que se le ocurrió en el momento. Se dirigió al profesor y le dijo:

—Por favor. Esa pregunta es tan sencilla que se la va a responder mi chófer.

.

Y abandonó el escenario apresurado, haciéndole aspavientos al verdadero Einstein, que subió al atril y respondió con maestría. 

El público quedó boquiabierto. El chófer y Einstein se fueron para casa entre carcajadas.

.

.


CONCLUSIÓN

No sé si esta anécdota sucedió realmente. Pero en cuanto la leí, tenía que contarla. No sólo es simpática, sino que tiene una moraleja brutal.

.

No es lo mismo recordar datos que entender.

.

.

Cada vez tiene menos sentido memorizar información que llevas dentro de tu bolsillo.

Las profesiones que se benefician de ser loros de repetición irán desapareciendo poco a poco. Pero, ¿sabes qué seguirá teniendo valor siempre?

.

Entender. Relacionar conceptos. Imaginar.

.

.

Así funciona la creatividad.

Las grandes mentes siempre han destacado por esto. Hablemos de Leonardo Da Vinci, Picasso o Charlie Munger.

.

No recuerdes cosas. Entrena tu imaginación.

Nos vemos la semana que viene. Con más historias, y más creatividad.

.

.

indiPe

.


PD:

Otra cosa que también es muy importante para el futuro es… saber cuál es tu futuro.

.

¿A dónde se dirige tu vida

¿Tienes un propósito

¿Unos objetivos claros?

.

Si quieres, puedo echarte una mano con esto.

Acabo de escribir un curso en el que he recopilado todo lo que he aprendido en los últimos años, además de mi experiencia personal.

.

En este enlacete cuento mi historia, algunas cosas que me han pasado y cómo las he solucionado.

.

Estoy convencido de que te dará alguna pista sobre tu propio futuro.

.

.


Si todavía no estás suscrito, es aquí:

.

Si te ha gustado este episodio, compártelo con algún amigo.

No te cuesta nada, y te deberá una.

(A él tampoco le costará nada, es gratis)

Deja una respuesta